Dime cómo te comunicas y te diré que relación tienes

tipos de comunicación

Una relación son dos cosas que se conectan, que se transmiten información. Cuando nos permitimos un tiempo para reflexionar en soledad y conectamos con nosotros mismos, nos permitimos actualizar el pensamiento, aclarar distintas ideas, tomar decisiones, analizar sobre qué es lo prioritario en el momento presente, etc. De esta forma construimos una relación con nosotros mismos a través de la comunicación que establecemos con nosotros mismos.

Pondré un ejemplo; si fracasamos ante un objetivo en nuestra vida, podemos destruir nuestra autoestima frustrándonos a través de reproches autopersonales como: “que inútil soy”, “sabía que ocurriría”, “no sirvo para nada”, o bien podemos motivarnos diciéndonos “la próxima vez saldrá bien”, “lo conseguiré” o “haré todo lo posible para aprender de mis errores”. Esta comunicación que establecemos con nosotros mismos nos dice cómo nos vemos y a la vez regula nuestros niveles de autoestima, y todos sabemos lo importante que es todo esto para afrontar las dificultades de la vida, posicionarnos en la esperanza y optar por la parte llena de la botella.

SOMOS SERES SOCIALES

Pero también es cierto que el ser humano no es un sistema cerrado que establece relaciones solo consigo mismo, sino más bien un sistema abierto que se comunica con todo lo externo a él, en un contexto ecológico amplio. Somos seres sociales que por naturaleza necesitamos al otro desde que nacemos, para que nos nutra de afecto y alimento para poder desarrollar tanto nuestra mente como nuestro cuerpo, si es que aún existe una diferencia entre estas dos cosas. Por lo tanto, de la misma forma que Tom Hanks, en la película Náufrago, necesitó un balón (a quién puso de nombre Wilson) para rescatar una mente que se encontraba a la deriva, el ser humano necesita relacionarse socialmente, primero para saber que existe y segundo para contrastar ideas que le ayuden a encontrar significados e interpretar el mundo que le rodea.

En resumen, si queremos vivir mejor vamos a tener que empezar a prestar atención a cómo nos comunicamos para mejorar la calidad de las relaciones que establecemos, tanto con nosotros mismos como con los demás. Porque si cada uno de nosotros de forma individual cambiamos nuestra forma de comunicarnos modificaremos a su vez todas las relaciones que giran a nuestro alrededor:

“Cada una de las partes de un sistema está relacionada de tal modo con las otras que un cambio en una de ellas provoca un cambio en todas las demás y en el sistema total”.

Para ello vamos a analizar, de forma muy sencilla, los cinco axiomas o verdades más importantes sobre la comunicación humana establecidos por el famoso psicólogo Paul Watzlawick:

1. ES IMPOSIBLE NO COMUNICAR

Toda acción es comunicación e incluso cuando no hacemos nada estamos diciendo algo. Por ello a partir de ahora olvidaros de la frase “mi pareja no se comunica conmigo”. Desde el momento en que dos seres vivos se perciben mutuamente quedan atrapados en una relación comunicativa.

2. TODA COMUNICACIÓN PRESENTA DOS NIVELES: NIVEL DE CONTENIDOS Y NIVEL RELACIONAL.

Lo explicaré de forma sencilla, cundo una persona nos dice algo, el significado que le damos a su mensaje, es decir, los sonidos y movimientos de su cuerpo en el contexto que se da, dependerá de la relación que tenemos con esa persona.
Por ello, las relaciones que establecemos con las personas regulan los significados de nuestra comunicación. De la misma forma, si modificamos nuestra comunicación, modificaremos nuestra relación. Es de vital importancia para las relaciones humanas aprender a metacomunicar, es decir, “hablar” sobre cómo nos estamos comunicando. Esto da lugar a una comunicación más empática, diferente, donde es más importante la relación interpersonal, que de lo que se hable con el otro. La relación es más importante que el contenido. Así que cuando discutáis, paraos a pensar cómo influye vuestra relación en lo que os estáis diciendo, y os daréis cuenta que muchas veces el contenido de vuestras discusiones no es tan importante, solo una excusa para no abordar vuestros problemas relacionales.

3. COMUNICACIÓN DIGITAL Y ANALÓGICA

Es muy importante darnos cuenta que en la interacción entre dos personas influye tanto la comunicación verbal como la no verbal para dar sentido al mensaje. La comunicación es un complejo proceso donde no solo actúa la vibración de las cuerdas vocales para emitir sonidos. Dichos sonidos van acompañados de todo el cuerpo, expresión facial, gestual, etc., junto a todo el contexto en el que se da el encuentro con otras personas.
En este sentido, nunca discutáis en un coche porque no podéis veros las caras y eso dificulta enormemente vuestra comunicación. El mejor encuentro entre personas es cara a cara, este encuentro analógico en terapia complementa a la información digital de las palabras.

4. LA PUNTUACIÓN DE LA SECUENCIA DE HECHOS

Una mujer le dice a su marido alcohólico que está deprimida porque él bebe y su marido le contesta que él bebe porque ella está deprimida. Como veis este matrimonio se encuentra encerrado en un bucle sin salida. Cada uno de ellos puntúa de diferente forma la causa u origen de su problema, perdiéndose en una espiral sin sentido que a la vez refuerza sus comportamientos repetidos. Ella seguirá estando triste y él seguirá bebiendo porque ambos depositan en el otro la causa de sus problemas. ¿Por qué no se responsabilizan cada uno de sus vidas?

5. RELACIÓN SIMÉTRICA Y COMPLEMENTARIA

En las interacciones humanas también se dan dos tipos de patrón relacional, uno es el simétrico, dónde las partes se encuentran en una posición igualitaria y otro es el complementario dónde cómo la propia palabra indica un miembro de la interacción se complementa con el otro. El problema de este tipo de patrones es la rigidez, por ejemplo en una relación dónde siempre se hace lo que quiere el otro, responderá a un patrón rígido complementario, mientras que en una relación dónde siempre se entra en una escalada de lucha de poder, será un patrón rígido simétrico. Todos sabemos lo frágil que es la rigidez y que “el junco se dobla pero siempre sigue en pie”. Esto demuestra que la plasticidad mejora las relaciones y la comunicación. Una interacción humana donde se alternan la simetría y la complementariedad enriquece la comunicación y la creatividad para buscar soluciones a los problemas de la vida.

En nuestra consulta de psicólogos Bilbao podemos ayudarte a identificar cómo te comunicas y relacionas contigo mism@ y con tu entorno social, porque nuestro reto principal es conectar a las personas, mejorar la calidad de sus interacciones comunicativas para potenciar el bienestar personal y social.

Leave A Comment